Pueblos Fumigados de Buenos Aires. 15 años de una lucha judicial y encuentros de asambleas.

15 años del primer fallo judicial prohibiendo las fumigaciones aéreas con agrotóxicos y del primer encuentro de pueblos fumigados en la provincia de Buenos Aires.

Información 15/03/2023 Fernando Cabaleiro Fernando Cabaleiro
Image73

El Sábado 22 de Marzo de 2008, el Tribunal Criminal Nro 2 del Departamento Judicial de Mercedes en la Provincia de Buenos Aires hacía lugar a una medida cautelar por la que se prohibía las fumigaciones aéreas con agrotóxicos sobre las adyacencias de un Barrio Fonavi en la localidad bonaerense de Alberti. Se trata del primer fallo judicial en el centro del agronegocio bonaerense que abordaba una problemática de la que no se hablaba en ningún medio de comunicación.

Los antecedentes del caso se habían iniciado un año y medio atrás cuando el que escribe se encontraba en Alberti, en la casa de su madre visitándola. Era fines del año 2006. Había ido a visitarla en un viaje relámpago con mis hijos Santiago y Emilia, entre semana desde Buenos Aires. Alberti queda a 200 kms hacía el oeste de la Capital Federal. Un pueblo 100 % agrícola y centro de variedades de trigo únicas en el país.

Mi madre tenía una casita que le habían entregado a principios del año 90 en el primer plan Fonavi. La había decorado con detalles y lucía hermosa. El barrio se construyó en el límite del casco urbano, al lado del Parque Municipal. La vista hacía el horizonte era de campo abierto. Cuando ella se instaló los predios rurales lindantes al barrio en gran parte eran ociosos, algunos con ganaderia y otros alternaban entre año con trigo y maíz sin usar ningún insumo agroindustrial. Luego a fines de los 90 ese panorama iría transformándose.

Esa tarde en el preciso momento que degustábamos - antes de volvernos - una suerte de merienda-cena, un avión sobrevoló rasante sobre el barrio y la casa de mi madre.

Los chicos y yo nos sobresaltamos, mi madre, en cambio, tenía naturalizado ese hecho que hasta ese momento era absolutamente ajeno a mi vida. "Están fumigando en el campo de al lado", dijo con tranquilidad. Y agregó: "ahora en un rato capaz que te agarre una picazón", mientras se pasaba sus uñas esmaltadas finamente sobre su brazo.

El campo en cuestión estaba a menos de 100 metros y tenía maíz transgénico. Y efectivamente la avioneta iba y venía, sobrevolando el predio rural y las casas mientras esparcía un liquido ambaríno. 

fernandez 3

El Maíz Transgénico y Fumigado pegado al Barrio Fonavi (Alberti). Foto año 2007.

Al volver a Buenos Aires, me puse a estudiar el tema, porque intuía que no era nada bueno una avioneta sobrevolando un barrio fumigando y que tu propia madre te diga "después te agarra una picazón". Ya estaba interesado en los temas ambientales, si bien ese momento estaba focalizado en los juicios laborales individuales que nos derivaba el Sindicato de Maestranza al estudio jurídico que tenía en la city tribunalicia porteña con mi socio Claudio. 

Estudié durante todo el año 2007. Para ese tiempo no estaba aún el informe del primer encuentro de médicos de pueblos fumigados, ni existían los campamentos sanitarios ni los estudios con residuos de agrotóxicos en todas las matrices ambientales ni el estudio de teratogenicidad del glifosato de Andrés Carrasco y los centenares de publicaciones científicas que hoy en día evidencian claramente los graves impactos de los agrotóxicos en la salud humana, en el ambiente y la biodiversidad.

Si estaban los reclamos y el invalorable trabajo del Grupo de Reflexión Rural de Jorge Rulli. La recopilación sobre los impactos del Glifosato de Jorge Kackzewer en “Toxicología del glifosato: Riesgos para la salud humana”. Dos investigaciones científicas sobre los impactos de los agrotóxicos en la salud, una del médico epidemiólogo, investigador científico de la Universidad Nacional del Rosario, Alejandro Oliva sobre los trabajadores rurales y otra de Amalia Beatriz Dellamea "Plaguicidas en Lácteos: alto riesgo para bebes y niños". El Trabajo “Soja: el agricidio argentino” de Diego Dominguez Investigador del Instituto Gino Germani de la Universidad de Buenos Aires. Un libro de Walter Pengue “Agricultura industrial y transnacionalización en América Latina” del año 2005 que ilustraba el quid del problema del modelo agroindustrial en el corto, mediano y largo plazo (se cumplió todo lo que decía), y también una publicación con recopilaciòn de datos y experiencias  del médico Darío Gianfelicci de Entre Ríos.

En el plano internacional, estaba la investigación del Dr. Robert Bellé, de la Universidad Pierre y Marie Curie de Francia. Bellé había demostrado que el glifosato –en su formulación comercial- provoca las primeras etapas del proceso de cancerización. Bellé afirmaba que la aspersión aérea del glifosato “era una locura", textual.

Con esa base, y ante la nueva temporada de fumigaciones con agrotóxicos en el primer trimestre de 2008, interpusimos ante la justicia el amparo ambiental para frenar las fumigaciones aéreas con agrotóxicos sobre el barrio Fonavi en el que se encontraba la casa de mi madre.

En un fin de semana Santo el caso iba a tener su resolución, sin estar exceptuado de sobresaltos, ya que el amparo fue rechazado in limine, lo que obligó a interponer in extremis un recurso de apelación motivando la intervención urgente de la Cámara que casi a la medianoche del viernes santo del 21 de Marzo de 2008, declararía admisible el amparo ambiental y ordenaba al Tribunal Criminal que al otro día resolviera sobre la cautelar. Lo que hizo favorablemente sentando jurisprudencia.

Se hacía justicia, y en mi caso esa decisión judicial con el tiempo tendría una doble dimensión.

Primero - y muy principalmente - porque mi hermana Roxi a los 5 años de irse a vivir a Alberti, se le diagnosticaría un cáncer que le llevaría la vida tras luchar dos años con una enfermedad que hoy es común y hasta está naturalizada en los pueblos fumigados, que en sus servicios de salud, tanto públicos como privados, empezaron a contar con especialistas en oncología como algo corriente, cuando ello hace 20 atrás no se justificaba.

Segundo porque una parte de la niñez y casi toda la adolescencia la viví en Alberti, y la familia dueña del campo fumigado con agrotóxicos a metros de un barrio gozaba del buen nombre y honor que se le otorgan en los pueblos chicos a las familias patricias. Después de grande te das cuenta de otra realidad. Que esas familias patricias dueñas de los campos fumigados tienen a todos sus empleados rurales en negro, en algunos casos al borde de la exclavitud, y que no les importa absolutamente más nada que acumular riqueza en base a la desposesión de los derechos de las personas que cohabitan en el territorio, tanto así que se permitían con total impunidad pasar un avión fumigando con venenos sobre los techos de las casas de un barrio de clase trabajadora y humilde, entre ellas, la de mi madre.

Se debe poner límite a un modelo que pone en gravísimo riesgo a cientos de miles de personas entre las que, las alergias, el asma, el cáncer y otras enfermedades terminales han devenido en una situación de epidemia. La expansión y concentración de nuestra economía en los monocultivos de soja transgénica dependiente de intenso uso de agrotóxicos nos enfrenta a una enorme catástrofe sanitaria y aún podríamos evitarla si actuamos con prontitud y con decisión, de ahí la motivación de esta acción de amparo y la medida cautelar innovativa.... Esta agricultura intensiva basada en la compra de semillas transgénicas, en el aumento de agrotóxicos y de maquinarias, sólo beneficia a unos pocos en el detrimento de la salud de todos. Es necesario que los productores y que los funcionarios que alientan el modelo tomen conciencia de los enormes riesgos que estas prácticas agrícolas significan tanto para el medio ambiente como para las poblaciones y en especial para las futuras generaciones. 

TEXTO DEL AMPARO. MARZO 2008

Se trata de una polaroid que volvería a ver en cada caso de fumigación que se me cruzó en estos últimos 15 años, y que en virtud de las fuerzas extrañas de la naturaleza y muy seguramente a la condición de graduado de una universidad pública que me permitió el ejercicio de la profesión que amo, cada vez que eso pasó, no hubo lugar a la indiferencia.

Lo vi en San Antonio de Areco con Anita Zabaloy en el año 2014. Ese mismo año en Coronel Suarez con Emanuel Garrido. También en Pergamino con Sabrina Ortiz en el año 2018. Lo veo ahora en el Barrio Nicole de La Matanza con Erika y en otros tantos pueblos bonaerenses en los que intervengo o acompaño como abogado ambientalista.

---------------------------------

Al poco tiempo del fallo judicial de Alberti, recibí un mail de Los Toldos, que aún conservo y releo. La que escribe es Margarita Goycochea, que se hace llamar Margot. Me felicita por el fallo.  Me cuenta que ya elaboró por escrito un estado de situación de Los Toldos que se sumará a un informe de pueblos fumigados a nivel nacional que está compilando Jorge Rulli (un gran trabajo que publicaría a principios de 2009). Y por último me comenta sobre la idea de organizar un encuentro en Los Toldos con las personas afectadas por las fumigaciones con agrotóxicos en las distintas localidades de la Provincia de Buenos Aires. Me invita.

Efectivamente a mediados de 2008, Margot organizó el encuentro en Los Toldos, asistieron un poco más de una decena de personas que las unía la preocupación de las fumigaciones con agrotóxicos cerca de los pueblos, las implicancias del modelo agroindustrial y la necesidad de promover la agroecología, no por nada habia agroecológos/as de estirpe en el encuentro: Javier Souza Casadinho de Marcos Paz, Juan Carlos Dominguez y Alida Gallardo de Trenque Lauquen.  Se gestaba un movimiento.

Im89809809809age76

Primer Encuentro de Pueblos Fumigados de la provincia de Buenos Aires. Julio de 2008. Los Toldos.

Luego vendría un segundo encuentro en Saladillo a fines de 2009 donde ya había varias decenas de personas, ahí conocí a la gente hermosa de Ecos de Saladillo y el Foro Ambiente y Salud de Vicente Lopez con el médico uaquero Roberto Marcer.

En el plenario de ese encuentro, que tuvo debates intensos durante dos días, sentí por primera vez la importancia de la democracia comunitaria como construcción política. Se trataba de gente que debatía fraternalmente en círculo, en el marco de un espacio abierto, colectivo y constituyente, despojado de todo interés político-partidario, onegeista, económico y fin de lucro, respetándose en el disenso y con horizontalidad plena, pero con un mismo foco ecocéntrico: pensar en el bien común de las personas y del ambiente. La ecoternura de la que nos hablaba Miguel Grinberg. 

A 15 años de aquellos sucesos constituyentes y de construcción colectiva se puede advertir que nada fue en vano. 

Ese pequeño movimiento de personas que se autogestionaba sus viajes, recorriendo varios kilómetros, para juntarse y alertar sobre los impactos de un modelo agroindustrial, tenía fundamentos claros en los datos empíricos sobre sus propios territorios y los cuerpos de las personas, que luego la ciencia corroboraría y consolidaría acabadamente. 

Se trata de voces humanas que como práctica política fueron propagándose de pueblo a pueblo bonaerense tal como si fuera una de red contagio emancipador que encontraba en cada lugar un pequeño grupo de almas para hacerse fuerza, auto-organizarse y reclamar ante los poderes públicos indiferentes y/o cómplices, la necesaria transformación de un modelo productivo altamente problemático, tal como lo admitieran, en un informe del año 2017, las Relatorías del Derecho a la Alimentación y Desechos Peligrosos y Derechos Humanos de la ONU, precisamente considerando los aportes de las asambleas de pueblos fumigados  . Hablamos de pequeños grupos de personas en pueblos que están atravesados en todo su tejido social por el agronegocio, y como tal quedan expuestos a la condena de ser considerados los enemigos del pueblo, como  a menudo efectivamente ocurre, igualmente sin ánimo de claudicar en su reclamo. 

Image80

Por su lado, el fallo de la justicia mercedina nos mostró, como en otros casos que vendrían después no solamente en Buenos Aires sino también en otras provincias,  a jueces y juezas inferiores que no fueron indiferentes a la problemática del modelo agroindustrial en los pueblos rurales. Y no lo fueron con la poca información de entonces. Lo que nos obliga a valorar de modo significativo esos fallos judiciales ante una Corte Suprema de la Nación que en su primera intervención (de hace un mes atrás nomás) en la tématica, precisamente con el grupo mas vulnerable que asiste a todas las escuelas rurales de Entre Ríos, lo consideró de poca transcendencia ignorando todas las evidencias recogidas y aportadas en estos últimos 15 años.

Un contraste dificil de salvar, al menos por esta actual composición cortesana  a la que habría que mandar sin excepciones (incluído al responsable de la Secretaria Ambiental Suprema) a estudiar el caso judicial de Alberti, no sólo desde una perspectiva jurídica y procesal, sino y muy principalmente, humana.

----------------------------------

Image73Admisibilidad del amparo ambiental por un caso de fumigaciones aéreas.
sddfgProhibición de Fumigaciones Aéreas con Agrotóxicos - Medida Cautelar
Imagaaaaae75D"Praxis Jurídica sobre los Agrotóxicos en la Argentina". PDF descargable
Imagaaaaae75DSSSSDzzsdsdfsddrSe prohiben fumigaciones terrestres con agrotóxicos a menos de mil metros de un barrio.
Image74Amparo Ambiental por Fumigaciones Aéreas con Agrotóxicos.




Te puede interesar
Lo más visto
Image298

Mapa de los Agrotóxicos que forman parte de la dieta alimentaria diaria en Argentina.

Naturaleza de Derechos
Información 03/05/2024

Referencias sobre los 83 agrótoxicos detectados en frutas, hortalizas, verduras, cereales y oleaginosas en los controles del SENASA entre los años 2020 y 2022 en los mercados concentradores y puntos de comercialización en toda la Argentina. Adelanto del Informe Plato Fumigado 2024 (Tercera Edición) de la Fundación CAUCE: Cultura Ambiental - Causa Ecologista y Naturaleza de Derechos.

Imagrrrre8

Cantos de Batalla

Naturaleza de Derechos
NaturalezArte 14/05/2024

Cantos compuestos por Fabián Pacheco (activista costarriquence) al ritmo de tambores e inspirados en la defensa de los bienes comunes y los derechos humanos y con la Dirección Musical de Javier Alvarado Vargas.

Imaguuuue16

El Plato Fumigado 2024.

Naturaleza de Derechos
15/05/2024

30 de Mayo 2024 a las 19 hs presentación del informe que analiza los resultados de los controles del SENASA sobre la presencia de agrotóxicos en los alimentos (período 2020/22).

Suscríbete al boletín para recibir periódicamente las novedades en tu email

Naturaleza de Derechos