Chubutaguazo y la abogacía popular ambiental como herramienta de acción de los pueblos.

Pospandemia 06/04/2021 Naturaleza de Derechos Naturaleza de Derechos

Imsssddage130

La movilización popular de Chubut logró suspender el tratamiento legislativo del proyecto de ley por el cual se pretende zonificar la meseta para someterla al extractivismo minero. La lucha socioambiental del pueblo chubutense en la defensa del agua forma parte del repertorio emblemático vernáculo de las movilizaciones populares contra el extractivismo.

También en relación a la megaminería, el pueblo chubutense logró reabrir la causa penal por denuncia de falsedad ideológica al haberse introducido en un documento público como lo es un proyecto legislativo, conclusiones de un trabajo científico para validar la zonificación minera, en el sentido contrario a lo considerado por su autor. 

En ambos asuntos, fue importante el aporte realizado por la abogacía popular al poder de denuncia y acción del pueblo. Efectivamente la justicia con la firma de una mujer jueza, el 4 de Febrero de 2020, hizo lugar a una medida cautelar suspendiendo la sesión legislativa ante la presentación estratégicamente diseñada y de perfección jurídica realizada por la abogada popular Silvia de los Santos, en representación de la asambleas y organizaciones socioambientales de Chubut. Si bien, a posteriori, la Jueza retrocedería y no haría lugar a la acción de fondo, la medida cautelar había cumplido con su cometido, detener una sesión espuria donde el poder político pretendía cumplir con su acuerdo con las corporaciones de la megaminería y avanzar en la aprobación sobre la zonificación extractivista.

Al día siguiente, la justicia volvería a darle la razón al pueblo chubutense, nuevamente de la mano de una mujer jueza y con la intervención de la abogada Silvia de los Santos, al disponer el desarchivo de la denuncia y ampliaciones por falsedad ideológica, dispuesta - al entender de la magistrada - , de modo prematuro por el ministerio público.

No es objetivo sacralizar las acciones judiciales ni realizar una postulación corporativa de la profesión de la abogacía, sino valorizar y destacar la importancia que tiene la praxis judicial en las luchas socioambientales, ya que ayuda a consolidar y reforzar el reclamo popular que es desoído por los poderes ejecutivos y legislativos. La labor jurídica ante el poder judicial, no es nada sencilla, se trata de otro poder subsumido a los intereses de turno, haciendo de la praxis judicial prácticamente un acto de fe, sino fuera por el sostén de la convicción, constancia y persistencia que imprime al ejercicio de la abogacía popular. 

Imasssdge132

Hay muchos ejemplos que avalan esta perspectiva de ver a la abogacía popular como herramienta indispensable de las luchas y reclamos socioambientales, así entre otros, podemos mencionar los más emblemáticos donde la defensa del agua encontró en el mecanismo de la demanda judicial una acción de carácter político que pone límites al afrenta de las corporaciones y las complicidades y omisiones del poder político: 

- el “Caso Villivar” del año 2003, en el reclamo No a la Mina en Esquel, que suspendió y paralizó el proyecto minero en el Cordón de Esquel de la empresa “El Desquite” y que después derivó en la sanción de la ley 5001 prohibiendo la actividad metalífera en la provincia de Chubut;

- el “Caso Kersich” del año 2014, en el cual 2641 vecinos y vecinas de la localidad de 9 de Julio recurrieron al poder judicial para reclamar el agua sin arsénico y la Corte Suprema de la Nación les dio la razón reconociendo materialmente el acceso al agua potable y su saneamiento como un derecho humano;

- el “Caso Martinez” del año 2016, en el cual la Corte Suprema de la Nación revocó el fallo de la Corte Catamarqueña (a fin a la corporación minera) que rechazó un amparo del pueblo de Andalgalá, en el cual se solicitaba el cese del proyecto minero de Agua Rica sobre los nevados del Aconquija y la nulidad de la Declaración de Impacto Ambiental, espuriamente otorgada por el gobierno provincial;

- el “Caso Fernández” del año 2017, que consolidó el reclamo multidinario del pueblo de El Bolsón, Río Negro, contra el proyecto inmobiliario “Praderas” del terrateniente Joe Lewis, suspendiendo las ordenanzas locales y el decreto del intendente que habilitaban sin licencia social un loteo en las fuentes de agua que nutren la zona de El Bolsón.;

- el “Caso Majul” del año 2018, con fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación haciendo lugar al amparo contra la construcción de un barrio náutico en el Pueblo de General Belgrano, Entre Ríos, poniendo en riesgo un sistema de humedales, consagrando los principios In Dubio pro agua e In Dubio por Ambiente. 

- el “Caso Cortese” del año 2019, en el cual la justicia federal penal por primera vez se avocó a la problemática de las fumigaciones con agrotóxicos en las inmediaciones de los pueblos (en este caso Pergamino-Buenos Aires) y como fuente generadora de contaminación de las aguas subterráneas que son de consumo para la población pergaminense.

 Para concluir, nos quedamos con las imágenes de la audiencia de desarchivo de la denuncia por falsedad ideológica realizada por las asambleas y organizaciones socioambientales de Chubut. La audiencia fue transmitida en vivo. En ella se pudo ver como el fiscal balbuceó al pretender justificar el archivo de la denuncia y su ignorancia simulada sobre las ampliaciones que se habían realizado por las distintas asambleas, mostrando así su rol servil a los intereses de las corporaciones mineras y al poder político de turno, cuando su función es defender los intereses del pueblo. Por su lado, la abogada Silvia de los Santos, dio una cátedra de la labor judicial popular.

El acto final de la audiencia fue elocuente. Luego de que la jueza le diera razón a las asambleas y organizaciones socioambientales de Chubut, considerando prematuro el archivo de la denuncia penal, el fiscal inmerso en su laberinto de cobardía y complicidad se aprestaba a huir raudamente por la puerta de atrás. Silvia de los Santos que se encontraba de espalda hablando ante la cámara de un celular de una periodista presente en la sala, adelantando el éxito de la audiencia, percibió la retirada del fiscal, giró su cara y lo saludó con gentileza. El fiscal con afán de ignorarla volvió a balbucear con signos de no haber procesado el papelón procesal y el fracaso de su mandato urdido para beneficiar al poder político, y por ende, al régimen corporativo minero. Entonces Silvia, volvió a mirar a la cámara de la periodista con una sonrisa enorme, esplendorosa y digna, como la misma lucha del pueblo Chubutense al que acaba de representar ante la justicia.

Imassddge135

Foto Luan Colectiva de Acción Fotográfica.

Lo más visto

Suscríbete al boletín para recibir periódicamente las novedades en tu email

Naturaleza de Derechos